Cómo vivir una vida más feliz 😀

Podrá sonar como un destino de fantasía, pero, con esta guía sencilla, realmente puedes vivir la vida como un emoji sonriente 😀

¿Alguna vez sentiste esa sensación perturbadora de que deberías ser más feliz de lo que eres? Como si tu vida se viera genial en el papel o en Instagram por tener la pasantía o el trabajo que brinda estatus, el lindo departamento y un gran círculo social, etc., y no puedes encontrar nada que realmente esté mal, pero aun así algo falta.

Según el renombrado psicólogo Martin Seligman, PhD, en realidad no estás feliz, simplemente estás dejándote llevar. Te enfocas en signos de puntuación del placer (como comprar un nuevo atuendo o pasarte al modelo de teléfono más nuevo), o acumulando experiencias y logros (como ganar otra carrera o terminar un semestre con excelentes notas) que pueden hacerte feliz por un tiempo, señala Martin, pero esa felicidad es efímera.

La verdadera felicidad, dice Seligman, viene de vivir una vida de profunda realización. Encontrar cosas que te llamen la atención y generen compromiso, y dedicar tu tiempo a actividades y relaciones que te importen llevan a un sentido de propósito duradero. Eso es lo que realmente te satisfará a nivel emocional.

Tres pasos para prosperar

La idea de encontrar y vivir tu propósito puede ser un poco abrumadora. No lo tomes como trabajar en busca de un momento supremo en el que alcances el auténtico nirvana de la felicidad y te convierta en un ser bendecido en todo momento. "Es un camino por recorrer; no podemos medir el 'logro'", explica Melissa Green, licenciada en psicología clínica y doctorada en psicología. "No significa que harás eso tan importante y llegarás a ese estado".

Además, (y esto es muy importante), trabajar en busca de la verdadera felicidad no debe suponer un proyecto inmenso. No es necesario que reformes tu vida o renuncies a las posesiones materiales y medites durante una hora (o cinco) cada mañana. Solo comienza por llevar a cabo estas acciones básicas de la teoría de Seligman.

1. Suma más golpes de alegría instantánea (con moderación)

Cómo funciona: hacer algo placentero puede brindarte un choque instantáneo de buena energía, dice Green, gracias a la liberación de dopamina, un neurotransmisor que influye en el humor. Piensa en lograr una flexión sin asistencia, tomar tu café matinal afuera o agregar una nueva planta bebé a tu colección.

De hecho, cuando se trata de mejorar el humor, pequeños golpes de placer o felicidad (como los que recién mencionamos) pueden aportar un impacto más duradero que menos cantidad más grandes, como una gran ascenso o casarse. "Es por eso que es tan importante saborear las pequeñas alegrías", dice Green.

Pruébalo: seguramente ya cumples con la parte de intentar dedicarte a cosas placenteras. La clave es asegurarte de no estar constantemente en un modo de búsqueda de la siguiente cosa maravillosa, ya que eso puede hacer que te sientas menos feliz con lo que tienes, dice Green. Si una comisión, una televisión más grande o la siguiente fiesta son tus principales (o únicas) formas de gratificación, es momento de cambiar tu foco hacia el interior, explica Aaron Weiner, PhD, psicólogo de práctica particular. El siguiente paso te acercará más…

2. Encuentra actividades que requieran de un compromiso y te interesen

Cómo funciona: comer e ir de compras es divertido, pero hacer una actividad que te llame la atención y te comprometa es mucho más gratificante. El compromiso es esa sensación de absoluta inmersión en algo, como cuando te concentras en una carrera larga, te pierdes en un libro interesantísimo, o caes en la profundidad de la concentración del yoga. Si alguien preguntara cómo te sientes, no necesariamente responderías que feliz, pero es muy probable que te sientas en paz, dice la psicóloga clínica Carla Marie Manly, PhD, autora de La alegría del miedo. Te encuentras en un estado de fluidez en el que tu cerebro deja de hablar porque estás al 100 por ciento en concentración.

Pruébalo: es posible que puedas identificar esos momentos en el día o la semana en los que tu inmersión en algo sea completa. "Tan pronto como digas que quieres más [cuando estés en medio de una actividad], significa que te atrapó", dice Manly.

Comienza por hacer una lluvia de ideas de actividades que aporten a tu fortaleza. "Cuanto mayor compromiso sientas, más pasión e interés experimentarás", dice Manly. Si eres el tipo de persona que ama aprender, intenta elegir un nuevo deporte. ¿Tienes una jungla que crece en tu sala? Únete a una comunidad de jardinería y obtén tu propia parcela para cultivar vegetales. ¿No puedes evitar sacar una fotografía cada vez que ves algo hermoso? Visita museos locales o inscríbete en un curso de fotografía.

Si todavía te cuesta encontrar lo tuyo, un orientador también puede ayudarte. Pregúntale a tu pareja o amistad en qué momentos te vio sentir un compromiso real o estar verdaderamente feliz, recomienda Green. O comienza un diario: cada día escribe tres momentos en los que te hayas sentido en un estado de atención y energía concentrada, en que hayas vivido algo significativo o en que hayas hecho algo muy bien. Luego reflexiona por qué. Una investigación demuestra que esta actividad por sí sola puede aumentar tu felicidad y, con el tiempo, podrá darte una pista de lo que realmente te interesa.

3. Haz cosas por otros

Cómo funciona: según Seligman, la verdadera realización viene de tener un sentido de propósito en el mundo. Básicamente, se trata de vivir una vida con una aspiración que represente los grandes valores que realmente son importantes para ti. Piensa en virtudes como la bondad, la gratitud, la justicia y la fortaleza.

El significado viene del sentimiento de que tus acciones hacen una diferencia. "Actuar con compasión en el corazón y ayudar de manera activa a los demás es una de las formas más comprobadas que emplea la mayoría de las personas para encontrar un sentido y sumar alegría a sus vidas", dice Weiner. Apoyar una idea o un movimiento en el que creas es otra. "El denominador común es contribuir a algo más grande que tú", explica.

Pruébalo: las maneras para encontrar un significado no son escasas: el voluntariado, trabajar en un empleo que te satisfaga, apoyar una causa política o incluso explorar la espiritualidad. La clave es encontrar algo que vaya de la mano con lo que te importa y que puedas hacer bien, asegura Weiner.

En tu vida profesional, busca una compañía cuyos valores centrales coincidan con los tuyos, dice Weiner, y que a la vez te permitan trabajar con un fin en el que realmente creas. Y en tu tiempo personal, indica Weiner, aplica la estrategia para decidir dónde colocar tu energía para hacer que esos compromisos importantes mantengan la pasión en movimiento.

Si el liderazgo es algo innato en ti y te importa el medio ambiente, es posible que te entusiasme organizar la limpieza de un parque del vecindario o una carrera para recaudar fondos para la vida salvaje. ¿Te encanta hablar con la gente y escuchar sus perspectivas? Inscríbete en algún plan para entregar comidas a las personas necesitadas o únete a una campaña puerta a puerta para divulgar la conciencia sobre la causa que te importe, sugiere Weiner.

Desde donde te encuentres en este momento, esto pueden parecer pasos gigantes. Solo comienza por decir sí a algo: reserva una fecha para una cita con tus mancuernas, empieza un nuevo pasatiempo o comprométete con el voluntariado. Existe una pequeña probabilidad de que te arrepientas y una grande de que te sientas increíblemente, ¿cuál es la palabra?, feliz.

¡Regalame un Like! 👍:

Deja un comentario