Recomendaciones al elegir la ropa para correr

Lo más importante de la indumentaria deportiva son un buen par de zapatillas y medias, siempre y cuando no corras descalzo

Dejando de lado las modas, la ropa dependerá de las condiciones climatológicas con las que vayamos a correr. La vestimenta debe ser cómoda y ligera, tener un alto grado de transpiración y que no nos produzcan rozaduras.

En caso de correr de noche trate de utilizar colores claros o con elementos reflectantes, si se viste de negro los automovilistas no lo verán.

En clima cálido una remera o camiseta y pantalón corto son suficientes, en caso de mucho calor y sol cubrir la cabeza con un gorro. Recordar hidratarse bien.

En clima frío mangas largas y pantalón podrían resultar ideal, con un abrigo, en todos los casos livianos fácil de quitar y poner con gran capacidad de transpiración y que no nos provoquen rozaduras ni nos aprieten.

En climas extremadamente fríos cubrir todas las zonas que normalmente están expuestas, rostro, orejas, manos, cabeza, etc. El viento más la acción de correr aumenta el frio.

Con lluvia usar prendas adecuadas como un piloto o rompeviento también llamado cortaviento impermeable con capucha y zapatillas impermeables y cambiarse enseguida por ropa seca.

Existe indumentaria especialmente diseñada para correr, muy livianas, con elementos reflectantes para la noche, con bolsillos internos para las llaves, el teléfono o reproductor de música, con organizador de cables, etc.

Entre los principales atributos que se buscan en la ropa están: que sean confortables, que ayude a cuidar su cuerpo, que mejore su performance, que tengan estilo y que estén diseñados con la más alta tecnología.

Las nuevas líneas en indumentaria y accesorios deportivos responden especialmente a la búsqueda de opciones que acompañen las necesidades de la actividad física y que permitan mejorar el rendimiento, pero también estando a la moda.

En el caso de la indumentaria existen tecnologías desarrolladas para controlar el flujo sanguíneo y de esta manera mejorar la distribución de oxígeno. Así se logra acelerar el proceso de creación de energía en los músculos, incrementando: 1,1% en velocidad, 5,3% en potencia, 0,8% en resistencia, 4% en altura y 2,2% de energía.




Contenido Relacionado:

Deja un comentario

Entradas relacionadas y anuncios