Rompe con tu rutina al correr

Sal de tu zona de confort, prueba algo nuevo y libera tu potencial

Los corredores progresan mucho con la rutina. Pero en cierto modo, hacer lo mismo un día tras otro, como seguir siempre la misma ruta, desayunar lo mismo, llevar las zapatillas de siempre o seguir el mismo ritmo puede ser algo aburrido y repetitivo. La rutina también puede limitar tu capacidad de crecimiento como corredor y atleta. Tranquilo, no tienes por qué perder los nervios. No hay necesidad de cambiarlo y revolucionarlo todo. Solo tienes que empezar con estos pequeños pasos para renovar tu rutina.

Explora nuevos lugares

Recorrer las mismas rutas una y otra vez puede resultar monótono en un deporte en el que la regularidad es la base. Cambiar la ruta de vez en cuando te ayuda a introducir novedades y emoción. Es una buena manera de descubrir la zona por donde vives y sorprenderte en cada esquina. Además, los corredores experimentados saben que a menudo hay que «autoengañarse» para poder mantener la motivación (y el kilometraje), y correr por lugares nuevos es una excelente manera de conseguirlo.

Cambia tu hora de inicio

Correr por la mañana elimina la rigidez de los músculos, te despierta y despeja la mente nada más empezar el día. También es un buen calentamiento para el entrenamiento de la tarde.

Reúne a tus amigos

Cuando corres solo, a menudo puedes sentir la tentación de rendirte ante las primeras señales de cansancio o fatiga muscular que el cuerpo te envía para disminuir el ritmo. Pero al correr en grupo, la sola presencia de otros corredores, ya sean competitivos o cooperativos, libera tu mente de estas señales. Sientes como los demás se esfuerzan para ser más fuertes, más rápidos y la mejor versión de sí mismos, y por ello tu cuerpo también se une de manera natural a su esfuerzo para seguirles el ritmo y conseguir el mismo objetivo.

Deja un comentario