Guía para aprender a correr: Parte 3/19 – Estilo al correr y vídeo de biomecánica al correr

Estilo al correr

Un estilo incorrecto puede ocasionar tensiones innecesarias y lesiones.
Llevar las manos cerradas y los brazos tensos supone un gasto extra que puedes evitar con facilidad. Relaja tus brazos, dobla los codos a 90º y lleva las manos semiabiertas, como si agarraras algo frágil.

Al chocar el talón con el suelo, según la tercera ley de newton “Principio de acción y reacción”, el corredor recibe una fuerza de igual magnitud y sentido opuesto actuando en sentido contrario al de su avance. Es decir, la fuerza que le dio al suelo, el suelo se la devolvió.
Todo esto se traduce en mayor impacto sobre la estructura del corredor (rodilla, tobillo, etc.) y un mayor desgaste muscular y energético ya que hay más resistencia al avance.

La postura debe ser erguida y ligeramente inclinada hacia adelante. Esto coloca el centro de gravedad del corredor en la parte frontal del pie, evitando de esta manera caer sobre los talones y usando el mecanismo de rebote del pie. También evita que los pies pisen delante del centro de gravedad con el resultante efecto de frenado.
Mantén la cabeza erguida, no inclinada. Evita tensar el cuello o los músculos de la cara.
El pecho debe estar conscientemente elevado para liberar la acción del diafragma.

Vídeo de biomecánica al correr:

Continuar leyendo: Guía para empezar a correr parte 4/19 – El lugar y terreno, clima frío y cálido, viento y altura




Contenido Relacionado:

Deja un comentario

Entradas relacionadas y anuncios