Guía para aprender a correr: Parte 2/19 – El precalentamiento, el enfriamiento y la respiración

Precalentamiento antes de correr

El corredor que está acostumbrado a la actividad física está más preparado para soportar el esfuerzo de la carrera. Tómese entre 10 y 15 minutos antes del ejercicio para aflojar y distender músculos, preparar pulmones, corazón, tendones y articulaciones. Muchas lesiones y dolores pueden evitarse con el precalentamiento. El precalentamiento debe afectar todas las partes del cuerpo y mantenerlo flexible.

Enfriamiento después de correr

Interrumpir bruscamente un entrenamiento puede ser peligroso, la relajación súbita y violenta del cuerpo tras un ejercicio sostenido puede ocasionar mareos, apnea, nausea e incluso desmayos.
Disminuya la velocidad hasta detenerse y deje que el organismo regrese a su estado normal poco a poco.
La sangre acude a los músculos y al detenerse debe volver a sus cauce normal, la sangre se concentrara en las piernas privando al cerebro del oxigeno necesario.
El periodo de enfriamiento contribuye a la reconversión del ácido láctico de los músculos evitando los calambres. Enlongar evita lesiones.

Respiración al correr

Existen varias opiniones, lo común es que nos hayan enseñado a inhalar por la nariz y exhalar por la boca, pero esto no es necesariamente correcto, muchos corredores utilizan los dos conductos para respirar, sin importar el orden.
Hay que respirar libremente por la nariz y por la boca. La respiración debe ser lo más natural posible. Respire profundamente desde el diafragma, de manera que se utilice toda la capacidad pulmonar, el estómago debe moverse hacia fuera cuando se inspira aire.

Continuar leyendo: Guía para empezar a correr parte 3/19 – Estilo al correr y vídeo de biomecánica al correr




Contenido Relacionado:

Deja un comentario

Entradas relacionadas y anuncios