Guía para aprender a correr: Parte 17/19 – Mitos y verdades sobre el running

Mitos y verdades sobre el running

Son múltiples las ventajas del running, un deporte que puede practicarse al aire libre o en el gimnasio, se puede correr solo o en grupo y en la gran cantidad de carreras de calle que se realizan en la ciudad. Además de los beneficios que produce en el cuerpo correr, también ayuda a tener un estilo de vida más sano y genera ventajas en lo emocional. Sin embargo, hay varios mitos alrededor de esta actividad que tiene cada vez más adeptos.

Correr NO favorece el desarrollo de varices

Las venas varicosas se originan cuando la válvula en una vena de la pierna no funciona correctamente, no permite que la sangre regrese, y en lugar de expulsarla hacia el corazón, se va acumulando en la vena.

Las varices son fácilmente identificables, ya que son aquellas venas dilatadas, abultadas y sinuosas, que, por lo general, tienen un color entre azul y morado. Esta situación se debe a varios factores entre los cuales podemos mencionar varios factores: el genético, el hormonal, el sobrepeso y los hábitos de la persona (fumar empeora esta situación).

Realizar actividad física ya sea caminar, andar en bicicleta o correr por lo menos 30 minutos al día es recomendable ya que fortalece los músculos de las pantorrillas y obliga que la sangre acumulada vuelva a circular.

Correr NO aumenta el apetito

El ejercicio aeróbico no aumenta el apetito (deseo de comer por placer) por el contrario, a veces puede llegar a disminuirlo. Uno de los beneficios de la actividad física es la elevación de las endorfinas que nos generan sensación de bienestar y ayudan a disminuir la ansiedad por comer. Correr es una excelente herramienta para regular nuestra alimentación.

Cuando uno corre, la temperatura se eleva. Esto genera que una de las glándulas que regulan el apetito en el cuerpo se inhiba y disminuya el apetito.

Igualmente, es importante saber que cuando entrenamos para correr, el cuerpo necesita una dosis extra de calorías en la alimentación que ayude a reponer los depósitos energéticos y reparar las estructuras dañadas. Aumentando ligeramente el consumo de alimentos como las frutas, legumbres, verduras, cereales integrales y carnes magras vamos a poder cubrir esa necesidad.

Correr NO afloja los músculos

El correr es una actividad aeróbica con impacto pero eso no quiere decir que afloje los músculos. Por el contrario, correr ayuda a fortalecer los músculos, favorecer el retorno venoso, aumentar la capacidad cardiovascular y a reducir la grasa si lo acompañamos con una alimentación sana y equilibrada en nutrientes.

Si uno se detiene a analizar los físicos de las personas que compiten en alto rendimiento en deportes de alto impacto, notará que cuentan con cuerpos musculosos.

Tenemos que comprender que para correr también se necesita fortalecer y flexibilizar los músculos de todo el cuerpo, esto nos ayudará a tonificarlo, ganar masa muscular y evitar que todo se afloje.

Continuar leyendo: Guía para empezar a correr parte 18/19 – Es mejor correr durante la mañana




Contenido Relacionado:

Deja un comentario

Entradas relacionadas y anuncios